18 ene. 2010

LETRAS Y PINCELES: EXPOSICIÓN DE DIBUJOS ESPAÑOLES

“Exposición de dibujos españoles”


Escrito por: Gabriela Pinasco



En este artículo hago referencia a una de las mejores exposiciones de dibujos que he asistido; en aquel tiempo (Octubre del 2008) cursaba la materia de Historia del Arte con la profesora Patricia Meier.

Dibujos españoles”, nombre de la exposición, acumulaba una serie de cuadros de diferentes dibujantes de España, por sobre todo, Vanguardistas. ¡Ya se han de imaginar la expresión de mi rostro! Era como una niña en una juguetería gigante. Verme rodeada de tantas maravillas, y la oportunidad de observar el trabajo de uno de mis pintores favoritos Salvador Dalí, fue maravilloso y por eso les comparto mi experiencia, queridos lectores.

Es increíble que con lápiz y pincel se pueda retratar lugares inimaginados, paisajes magistrales, personas desde la más bizarra hasta la más común; los sueños desde el punto de vista del soñador, del inconsciente. Personalmente prefiero el cromático erotismo con el que se plasma la luz sobre los lienzos; es decir, ¡amo los colores! Pero cuando se trata del lápiz, los trazos cobran vida por sí mismos a través de simples líneas. La exposición de los dibujos españoles me encantó, y aquí dejo en constancia los cuadros que más me gustaron y que me hicieron casi volar.

El primer cuadro que me atrajo, que por cierto, es el primero de la exposición: “Retrato de Manolito Pendas” por Darío de Regoyos. El niño mirando hacia el vacío, con su ropa holgada cuyos pliegues parecían tan reales. El lápiz hace el papel de luz y sombra, pero los ojos dibujados con una expresión de tristeza, vuelven ensimismado al retrato.

De Rafael Barradas: “Ilustraciones para las aventuras del diablo”; me pareció fascinante que con unos cuantos trazos la expresión de las caras se volvían tan reales, tan vivas. La antítesis de los ángeles en los diferentes cuadros; con expresiones de malicia y desdén.

Sin duda una serie de dibujos que no he de olvidar, por su contexto de protesta, éstos personajes divinos convertidos en casi demonios terrenales. De aquellos cuadros precursores de los movimientos vanguardistas, pasé a un conjunto de cuadros dadaístas. “Seis retratos dada” de Serge Charchoune; en dónde se recrea una geometría mecanicista que se va contra lo convencional y dota a las caras de cierto humor. Los retratos han de medir 10cm x 10cm aproximadamente.

Dentro del Cubismo mis favoritos fueron: “Bodegón con guitarra” de Ismael Gonzáles de la Serna; en el que usa la desfragmentación geométrica de las formas para representarlo. Del mismo autor: “Atleta”; colorido y pequeño cuadro que se acerca un poco a la abstracción y representa a un hombre en posición de pesista; las formas no muy definidas y con varias capas de colores.

De Genaro Lahuerta: “Retrato masculino sentado”. Presenta el dibujo de un hombre robusto sentado frente al mar con la mirada ensimismada. Cuando vi el cuadro me imaginé en el papel de aquel hombre, sentada frente al mar; con mi mente y mirada absortas. Después de todo el mar representa la inmensidad, vemos el comienzo pero nunca el final, es una mirada a la nada.

No podría dejar de lado a uno de mis pintores favoritos; Dalí. Por su pintura surrealista y su capacidad de representar formas oníricas, pinta cosas más allá de las que vemos; el mundo de los sueños. Jamás había tenido la oportunidad de observar en persona un cuadro suyo.

Fue una experiencia excitante. Aunque sólo fueron dos cuadros expuestos, me quedé frente a ellos más tiempo que frente a cualquier otro cuadro. Su “Guerra estética” y su “Solitude mental” o “Soledad mental”. El primero con seres mitológicos de cuerpos desproporcionados, luchando entre sí; con formas arremolinadas y expresiones inhumanas; en el centro una efigie que simula una escultura clásica, muestra un cuerpo de facciones físicas femeninas con un miembro viril; ¡totalmente fuera de este mundo! El segundo cuadro parecía meternos en una dimensión dentro de otra dimensión y sucesivamente; con aquel reloj “blando” que me recuerda tanto a su “Persistencia de la memoria”.


“Ningún gran artista ve las cosas como son en realidad; si lo hiciera, dejaría de ser artista”




Oscar Wilde



0 comentarios:

Publicar un comentario

 
;