6 jun. 2010

SALUD

“Pitiriasis Alba: sin mayor preocupación”


Por: Vanessa Peñafiel

El sol, el astro más importante del universo conocido, provee de energía a los distintos mundos y a los organismos que los habitan, entre ellos el hombre. A pesar de ser nuestra fuente energética en la actualidad también es fuente de problemas cutáneos estos pueden ser graves o leves como es el caso del presente tema de salud: Pitiriasis Alba.

¿Cómo se produce? La radiación ultravioleta induce una irritación excesiva de la piel que conlleva a una reacción inflamatoria y que además la acción directa de la luz solar sobre los melanocitos modifica su número y su función conduciendo a una disminución de la intensidad del color de las lesiones en la pitiriasis alba. Esta condición es más frecuente en niños a partir de los tres años y jóvenes de 16, pues a esta edad la piel se presenta un poco más reseca a diferencia de personas de otras edades, además los niños suelen pasar más tiempo exponiéndose al sol por las actividades que realizan (juegos, paseos al aire libre etc.)

Generalmente se inicia con la aparición de placas rosáceas con un borde elevado que luego de algunos días se desvanece y la pigmentación de esa área se aclara, estás lesiones son asintomáticas y frecuentemente desaparecen por sí solas aunque se recomienda el respectivo proceso de tratamiento pues a veces las lesiones pueden persistir de un mes hasta 10 años, aunque no es motivo de preocupación por ser una condición benigna los efectos suelen ser cosméticos ya que se exteriorizan principalmente en el rostro y el cuello aunque también se presentan en las extremidades tanto superiores como inferiores aunque en estos últimos es poco frecuente.


El tratamiento que se recomienda para esta condición no es especifico debido a que ninguna terapia es completamente exitosa pero para aplacar esta enfermedad cutánea y sobretodo para evitarla se recomienda limitar la exposición al sol, el uso regular de protector solar y el uso de emolientes y cremas hidratantes, éstas últimas ayudan a disminuir la irritación.

No solo el sol es el causante de la Pitiriasis Alba sino también la humedad relativa del aire, la altitud y el viento, el uso de jabones abrasivos, duchas excesivamente largas y la temperatura caliente del agua durante el baño, es importante evitar la utilización de productos que dañen de cualquier manera nuestro cuerpo y si bien no es posible huir del sol o de la humedad del aire lo que si podemos hacer es proteger nuestra piel con los productos mencionados en el párrafo anterior.


0 comentarios:

Publicar un comentario

 
;