8 mar. 2010

LETRAS Y PINCELES

THE CATCHER IN THE RYE de J.D. Salinger

No puedo explicar muy bien lo que quiero decir. Y aunque pudiera, creo que no querría

Holden Caulfield, The Catcher in the Rye.



Por: Gabriela Pinasco

Titulada al español como El guardián entre el centeno. Estoy segura que muchos la habrán escuchado, sobre todo, debido a la reciente muerte de su autor, J.D. Salinger el 27 de Enero de éste año (2010). La finalidad de relatarles mi experiencia con este fantástico libro, es que puedan conocer más sobre una obra ícono de la literatura contemporánea.

Antes, datos importantes que envuelven la obra. El guardián entre el centeno fue publicada en 1951, su autor vivió gran parte de su vida como un ermitaño, alejándose lo más posible del ojo público; y si quieren mi opinión, es casi lo que muchos de uds y yo vivimos a diario al ser extraños para la prensa y los medios de comunicación. 

El dato más enfermizo y trágico que arrastra éste libro es el asesinato de John Lennon en 1980 por un total y completo desadaptado mental, que alegó haber sido influenciado e inspirado por la obra de Salinger.

Los Beatles son mi banda preferida, otra razón que me movió a leer el guardián entre el centeno, para poder desaprobar con fundamentos la acción de aquel imperdonable energúmeno y desquiciado. A veces suelo irme por la tangente, pero sigo con lo mío.

La historia nos es narrada en primera persona por el protagonista, Holden Caulfield, desde un hospital psiquiátrico. En él, cuenta poco a poco y con detalles lúcidos sus peripecias antes de llegar a parar al hospital. Holden es un rebelde y un maniaco depresivo que pasaba de escuela a escuela por sus malas notas e “incorrecto” comportamiento. Fuera del colegio emprende un viaje a Nueva York en el que pasa de bares a teatros, bebe hasta emborracharse e incluso recibe la visita de una joven prostituta.

La vida del entretenimiento, nuestro superfluo sueño hollywoodense se reduce a escombros al ver el desdén de Holden hacia ella; devorado por la soledad y unas inmensas ganas de morir, las luces, el glamur y los flashes son sólo portadas de una inanimada mentira.

Me deprime mucho saber que existen jóvenes que no ven más allá de sus narices recién operadas, aquéllos que viven por el qué dirán, y no por el qué podre alcanzar; pero no se confundan, el guardián entre el centeno no es una historia de esperanza y autoayuda, todo lo contrario, saca a relucir lo más conflictivo de la adolescencia.

El protagonista pasa a representar una etapa en la vida; las fastidiosas dudas, la soberbia de tener siempre la razón, la soledad, la rebeldía, el vivir en nuestro propio mundo, el existencialismo, etc.; díganme, ¿quién no paso por esto en la adolescencia? Y eso que aún tengo 19 años.

Salinger hizo el excelente trabajo de transportarnos a la mente de un joven de 16 años, alto, delgado y con unas cuantas canas en su cabeza. Varios temas de sexualidad son tratados abiertamente, por lo que tratándose de una novela publicada a mediados del siglo XX, recibió censuras por parte de muchos padres.

“Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde de un precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan a él. En cuanto empiezan a correr sin mirar adónde van, yo salgo y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo.”

Debemos tener en cuenta que los sueños nunca son absurdos, porque la vida y todo lo que nos rodea está hecho de sueños. Les invito a leer una magnifica, corta y entretenida obra que les dará mucho que meditar y hasta recordar. 

Nota: Ya que se me hizo un poco complicado hallar el libro, les indico que lo pueden encontrar en Mr. Books y la librería científica.





0 comentarios:

Publicar un comentario

 
;