27 abr. 2010

CRITICA DE TV

Telenovelas Colombianas
Una tendencia diferente

Por: Ma. Cisne Guamán

La historia en la que los protagonistas eran el joven apuesto de familia pudiente y la muchacha humilde que trabaja en su casa como empleada, y que en realidad es dueña de una gran fortuna, al parecer se han extinguido.

Hoy en día, las diversas propuestas ‘tele novelescas’ que nos ofrecen los países productores de estos dramatizados, apuestan por otras alternativas que ofrecen salirse de lo convencional y romper con los estereotipos, ubicando protagonistas ‘de carne y hueso’, dejando a los príncipes y a las doncellas perfectas y desvalidas a un lado . Este fenómeno despegó con una colombiana muy “Fea”, encarnada por Ana María Orozco a finales de la década pasada; para sorpresa de muchos, esta producción causó revuelo total en el público ecuatoriano, obteniendo el ‘rating’ más alto de la teleaudiencia.

Desde entonces, cada vez son más las telenovelas que se disparan en esta corriente que se ha adueñado de todas las pantallas, logrando posicionarse en el horario estelar de los canales.

Podríamos decir que la “tele lágrima” ha sido desplazada por la “tele risa”, refiriéndonos exclusivamente a las telenovelas colombianas. Picardía, espontaneidad y un léxico puramente autóctono, nos cuentan la historia de la gente común y de sus costumbres. Los productores y guionistas han explotado, además la temática del narcotráfico que se ha convertido en esta última temporada en la ‘”gallina de los huevos de oro”.

Al preguntar en la calle la razón de su preferencia por estas producciones, los calificativos que escuchamos con frecuencia son “originalidad” y “buen humor”. Al parecer la sencillez que predomina en el lenguaje y lo hilarante de las situaciones ha sido la fórmula ideal para lograr una conexión con un público cansado de llegar a casa y ver llorar a una mujer por televisión.

Quizás en el futuro esta tendencia como todas las anteriores, sea desbancada por una mejor opción. Pero, por ahora, nos hemos quedado ‘enganchados’ con estas historias que nos trasladan a un parecido a la realidad, que no es pura coincidencia…


0 comentarios:

Publicar un comentario

 
;