26 may. 2010

SALUD

Adoptemos posturas correctas


Por: Carolina Toala

La mayoría de personas cuando llegan a la edad adulta presentan dolores en la columna producto de los años de castigo que le damos a nuestra espalda cuando adoptamos malas posturas que parecen de poca importancia pero que traen dolores musculares inevitables a futuro.

En seguida conoceremos las posiciones exactas para no tener que lamentarnos en los próximos años.

Inclinamos la cabeza hasta tocar con la oreja el hombro repetimos el proceso en dirección opuesta.

Nos enderezamos y rotamos la cabeza mirando sobre el hombro de lado y lado.

Nos ponemos de pie y ubicamos las manos en las caderas y nos inclinamos hacia atrás suavemente finalizamos en la extensión total de la columna.
No pueden faltar los movimientos circulares lentamente para liberar tensiones. La cabeza debe girar en dirección a las manecillas del reloj.

El espejo puede ser nuestro aliado analicemos nuestra posición echemos los hombros hacia atrás tratando de nivelarlos y para verificar que lo hacemos bien tracemos una línea recta imaginaria que pase desde la parte de atrás de la oreja, por el hombro, por atrás de la cadera y la rodilla, y por el tobillo.

Podemos apoyar nuestra espalda contra la pared y si podemos deslizar la mano entre la cadera esta correcta la posición. No se recomienda que al sentarnos crucemos las piernas ya que altera la alineación natural del cuerpo.

Para dormir es aconsejable acostarnos de costado con las rodillas un poco dobladas y con una almohada indicada para hacer que la cabeza este a la altura de la columna.

Al sentarnos preferiblemente hagámoslo en el borde de la silla para que la espalda se mantenga derecha, mantengamos 15 cm de distancia entre la mesa sin apoyar codos así no adoptaremos la posición encorvada.

Estos pequeños tips harán que nos relajemos y que contrarrestamos esas pequeñas molestias producto de nuestros hábitos erróneos en cuanto a posiciones corporales.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
;