30 ago. 2010

SALUD

PASTILLAS MILAGROSAS


Por: Nadia Batallas

En el medio son muchas las pastillas y otros productos milagrosos adelgazantes que pretenden hacernos perder peso sin el mayor esfuerzo. Pastillas "quita hambre", quemadoras de grasa que están de venta en cualquier farmacia, en las tiendas, centro comerciales y hasta Internet. Pero: ¿Sabes qué efecto producen estas "pastillas antikilos"? ¿Realmente son eficaces? ¿Son peligrosas para la salud?

La moda por adelgazar, por verse “regia” que domina a medio mundo -mientras el otro medio se muere de hambre- ha hecho que difundan en la televisión, la radio e Internet los anuncios de milagrosas pastillas y productos adelgazantes. Farmacias, venta de productos naturales un completo kit surtido de este tipo de productos.

La pregunta a toda esta fiebre es: ¿Sirven para algo?, ¿De qué están compuestas?, ¿Son peligrosas?, ¿Pueden tomarse por cuenta propia? Antes de ingerirlas deberias preguntarte todas estas interrogantes ya que la mayoría sirve para muy poco; unas contienen ingredientes de origen natural y se venden sin receta, y otras son medicamentos que sólo pueden tomarse por prescripción médica; tomadas sin control, todas pueden tener efectos secundarios muy peligrosos.

La mayor parte de estas pastillas y fármacos adelgazantes, sean con o sin receta médica, dicen tener efectos diuréticos, moderadores del apetito y quema grasas. Pero, a excepción de los medicamentos indicados en caso de obesidad, el resto son prácticamente ineficaces si no se combinan con dieta o ejercicio, y hasta peligrosos si se toman sin control. O sea, que si se toman, debe ser pro prescripción médica o como complemento de un plan de adelgazamiento serio.

- Diuréticos y laxantes: pastillas o infusiones a base de diente de león, té verde, abedul, alcachofa, ciruela... plantas conocidas por sus propiedades diuréticas y digestivas. Son eficaces en caso de problemas digestivos y de retención de líquidos o problemas de estreñimiento, pero no eliminan los kilos de más por mucho que digan que eliminan las reservas de grasa del cuerpo. No se debe abusar de ellos porque pueden favorecer la deshidratación del organismo, lo que puede provocar fatiga y vértigos. Además, lo que hacen es eliminar líquidos, por lo que la bajada de peso es engañosa y vuelve a recuperarse en poco tiempo.

- Disminución de la absorción de grasas: pretenden impedir o disminuir la absorción de grasas en el organismo, concretamente en el intestino. En las farmacias, parafarmacias y herbolarios hay numerosos preparados a base de plantas que pretenden utilizar este mecanismo. Sin embargo, el único fármaco con efectos probados en este sentido es el Xenical, que únicamente se emplea bajo prescripción médica en el tratamiento de personas con problemas de obesidad real. En ningún caso puede ser empleado para eliminar kilos de más, ya que sus efectos secundarios son muy peligrosos.

- "Quitahambres": hay productos que intentan moderar el apetito a base de fibras que se hinchan en el estómago y dan sensación de saciedad. Suelen tomarse entre 10 y 30 minutos antes de las comidas. Aunque no son peligrosos, no se aconsejan si se tiene el intestino delicado; tampoco se puede empezar a consumir grandes cantidades de fibra si no estamos acostumbrados.
  • Sólo con receta médica
El Xenical y el Reductil son dos medicamentos con prescripción médica de venta en las farmacias españolas destinados a atenuar los síntomas de la obesidad. Entre los efectos secundarios de estos medicamentos están: aceleración del ritmo cardíaco, aumento de la presión arterial, problemas digestivos, boca seca, fatiga. Están contraindicados en caso de hipertensión, enfermedades cardiovasculares, glaucoma y pueden interactuar con otros medicamentos.

¿Suficientes razones para no hacer ninguna tontería?
No juegues con tu salud

Para perder peso, consulta a tu médico, un nutricionista sobre todo si tienes obesidad severa o problemas de hipertensión. Pregúntale e infórmate realmente antes de tomarte algún producto, ya que la mayoría no cumple las promesas anunciadas y pueden ser peligrosos. Huye de pastillas recetadas por médicos que prometen adelgazar en poco tiempo y sin esfuerzo, de las que venden por la televisión o Internet,. No te dejes engañar ya que esto no solo es perjudicial para ti por la cantidad de dinero que piden por el gran milagro de bajar de peso sino también por tu salud.




0 comentarios:

Publicar un comentario

 
;