16 nov. 2011

Transgénicos vs. Soberanía Alimentaria



Hace 500 años las tierras ecuatorianas eran labradas libremente por los indígenas y demás tribus de la costa y amazonia, de ella obtenían los alimentos necesarios para su dieta, madera para construcción e incluso plantas para medicina. La tierra era considerada sagrada. Hoy, esas tierras están repletas de monocultivos y varios tipos de sembríos para satisfacer las necesidades de las grandes ciudades. Se asfixia, erosiona y explota sin medida.

Sin embargo, aún mantenemos parcelas de tierras para la libre producción de cultivos, en dónde campesinos e indígenas, continúan sembrando de manera tradicional, respetando los límites de la tierra. Este aspecto es apoyado por la Ley Orgánica del Régimen de Soberanía Alimentaria del Ecuador, que busca incentivar la producción tradicional y evitar la inserción de las grandes transnacionales y sus monopolios. Es ahí donde aparece el tema de los cultivos transgénicos, muy atractivo para los agricultores que buscan vender más.

Un cultivo transgénico es hecho a base de semillas genéticamente alteradas para que el producto sea más grande y resistente a los pesticidas. Pero, ¿son éstos productos realmente sanos para el consumo humano? La problemática se creó a partir de los polémicos temas en los que se encuentra inmersa, la empresa de productos agrícolas más grande del mundo: Monsanto; líder en venta de pesticidas y curiosamente de semillas transgénicas e híbridas. Hoy se encuentra en controversia respecto al peligro potencial o real de sus productos sobre la salud humana, de animales, plantas y del medio ambiente en general.

Según una investigación hecha por la organización ecuatoriana,“Acción Ecológica”, se indica que estos cultivos transgénicos afectan tanto al medio ambiente como a la biodiversidad. ”Los cultivos transgénicos con resistencia a insectos son plantas insecticidas que matan a otros insectos, y producen graves alergias y otras enfermedades tanto a animales como a humanos. Además, necesitan mayor cantidad de plaguicidas, que a su vez, contaminan el ambiente.” Entre las principales razones por las cuales las semillas transgénicas afectarían la agricultura ecuatoriana, están:

• LAS SEMILLAS TRANSGÉNICAS PRODUCEN MENOS, porque la planta usa su energía en producir químicos extraños a su naturaleza.
• PÉRDIDA DE SOBERANÍA ALIMENTARIA. El uso de transgénicos nos obliga a aplicar los paquetes tecnológicos impuestos por las empresas.
• LAS SEMILLAS TRANSGÉNICAS ESTÁN PATENTADAS. Esto nos hace dependientes de las empresas transnacionales que nos obligan a comprar sus semillas en cada siembra, y pagarles regalías.
• CONTAMINACIÓN GENÉTICA. El polen de las plantas transgénicas puede contaminar nuestros cultivos nativos
• LOS CULTIVOS TRANSGÉNICOS ESTÁN DISEÑADOS para la agricultura industrial. La industria avícola es el principal consumidor de transgénicos.

Por otro lado, Monsanto es el principal productor de un pesticida llamado “Roundup”, cuyo compuesto activo es el glifosato, un químico altamente contaminante para el suelo y que se lo relaciona con el cáncer causando desregulaciones en el ciclo celular, éste estudio fue realizado por el Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS por sus siglas en francés). Este pesticida sigue siendo utilizado en varios países latinoamericanos, así como en Estados Unidos, España y Rumania, como complemento para las semillas transgénicas.

Para evitar que nuestro país se vuelva un productor de cultivos transgénicos, se necesita el apoyo de todos, al momento de comprar compra únicamente alimentos orgánicos. Elige lo sano y ayuda a cuidar nuestra tierra.



Por: Gabriela Pinasco Nájera.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
;