15 ene. 2010

EXPRÉSATE

Escrito por: Cristian Banchón




En mis manos de niño, con el sucre compraba más. Era el ahorro del fin de semana convertido en moneda. Mil sucres que a la edad de 8 años me dio la oportunidad de invitar a disfrutar de una gaseosa y un dulce a una compañera del curso.

Es el primer recuerdo que tengo del dinero y ha marcado el desarrollo de la relación con este recurso en mi vida, pues podía gastarme mi mesada comiendo con mis amigos.

Diez años después de la conversión de la moneda; aquellos 1000 Sucres, se han convertido en 4 centavos y en realidad, con eso apenas obtengo una copia de algún documento.



0 comentarios:

Publicar un comentario

 
;