4 feb. 2010

NUESTRA SOCIEDAD: ANÁLISIS

Imaginación sin límites

Escrito por: Elias Roldán



Las propagandas siempre han servido para captar la atención del público. Indiscutiblemente se sabe que los especializados en esta área son los que estudian marketing, comunicación y diseño. Ellos tratan en lo posible de impactar a las personas por medio de mensajes que incluyen juegos de palabras, colores fuertes y frases pegajosas.

¿A qué punto quiero llegar? En realidad quiero demostrar que si un grupo de personas quiere demostrar su talento y su vocación a la carrera, ellos lo harán y puede que nos sorprenda hasta que punto llega la creatividad.

El pasado miércoles 27 de enero, mientras estaba regresando a mi casa usando el medio de transporte municipal METROVIA pude notar la presencia extraña de unas cintas de color amarillo alrededor de todas las estaciones de mi recorrido.

Al salir del bus, pude observar detalladamente el mensaje que aparecía en esta cinta: “Crea sin medida. Universidad Casa Grande”. Lo irónico e ingenioso de este mensaje es que el diseño de esta cinta era el de una regla.

Me pareció algo fantástico que da mucho de que hablar acerca del talento de los estudiantes de esta institución de educación superior conocida por sus carreras enfocadas en el diseño gráfico y audiovisual.

Es sorprendente el hecho de poder ver como un grupo de jóvenes universitarios lograron colocar estas cintas alrededor de las estaciones de un medio de transporte muy usado como lo es el de METROVIA. La complejidad de este plan hace un marcado contraste con el sencillo mensaje del slogan “Crea sin medidas”.

¡Qué diferencia con aquellos estudiantes que se toman las calles y lanzan piedras y bombas en enfrentamientos con policías y otras autoridades, quitando así el prestigio a las universidades que representan!

Los jóvenes debemos prepararnos para cambiar el país mediante el buen uso de nuestros conocimientos adquiridos en las aulas de clases y no con gritos, insultos ni violencia que al fin y al cabo no hace más que causar daño a nuestro país.

Aprendamos de estos jóvenes de la Universidad Casa Grande. Practiquemos lo mismo que ellos han hecho: la unión en pro de la educación de calidad, preocupados por demostrar a las personas sus habilidades que han sido desarrolladas en sus respectivas carreras, de manera pacífica y sin recurrir al frenesí propio de la juventud.



0 comentarios:

Publicar un comentario

 
;