13 feb. 2010

SALUD


EL DENGUE: LA EPIDEMIA MÁS POPULAR DE LA ESTACIÓN LLUVIOSA

Escrito por: Vanessa Peñafiel


Más conocida como “La Fiebre Rompe-Huesos”, esta epidemia se ha propagado con tal fuerza que ha acabado con la vida de muchas personas, los primeros registros de esta enfermedad se dieron en el año 1781 en el continente asiático, en África y en América del Norte. En la actualidad países como el nuestro, Ecuador, se hayan entre los más afectados por la transmisión de esta epidemia que sin los cuidados necesarios se convierte en una enfermedad mortal. Los tipos de dengue conocidos pueden ser clásicos y hemorrágicos, siendo este último el peor.



El Dengue es la segunda enfermedad más común transmitida por los mosquitos, la primera es la Malaria, y en esta época donde las lluvias no se hacen esperar es importante conocer y aprender algunas recomendaciones para evitar ser víctimas de contagio.

La Sintomatología.- Es algo parecida a la de la gripe por lo que no es recomendable auto medicarse pues esto podría ocasionar una complicación severa del cuadro epidemiológico, después de cinco u ocho días de incubación aparece un cuadro viral que presenta fiebre, dolores de cabeza y en las articulaciones, inflamación de los ganglios linfáticos y erupciones en la piel. Entre las características menos frecuentes se encuentran las nauseas, estreñimiento, complicaciones hepáticas entre otras.

Los síntomas que representan mayor peligro en esta enfermedad son: distensión y dolor abdominal, frialdad en manos y pies y palidez exagerada, sudoración profusa y piel pegajosa en el resto del cuerpo, sangrado de las mucosas, como encías o nariz, somnolencia o irritabilidad. En cuanto al tratamiento no existe un medicamento especifico que pueda combatir la epidemia la base es el tratamiento de apoyo es decir, ingerir líquidos para evitar la deshidratación por causa de la fiebre, es importante saber que para aliviar el dolor no se debe recurrir a las aspirinas pues podría agraviar las hemorragias asociadas a estas enfermedades por sus efectos anticoagulantes.

¿CÓMO PREVENIR EL DENGUE?

No es difícil evitar el contagios de esta peligrosa epidemia debido a que la transmisión es por medio de los mosquitos basta con eliminar toda fuente que sirva para la producción de estos insectos como son neumáticos viejos, floreros vacíos, pozos, tanques y cualquier objeto que sirva de depósito de agua pues es en estos sitios donde nacen los criaderos de mosquitos.

No debemos olvidar también proteger nuestro hogar, utilizando mosquiteros en las ventanas y toldos en nuestros dormitorios, mantener limpio y seco nuestros patios evitando que se formen pozos con agua de lluvia, y sobretodo utilizar un buen repelente para mosquitos. No cabe duda que épocas lluviosas llegan a la par de las gotas de lluvia una variedad de epidemias de las que debemos protegernos para evitar futuras calamidades, en casos como estos es prudente mencionar el famoso refrán “Más Vale Prevenir que Lamentar”.


0 comentarios:

Publicar un comentario

 
;