5 abr. 2010

ECOLOGÍA

Domingo de Ramos: ¿Con o Sin ramos?

Por: Nicole López


Cada domingo a fines de marzo, miles de fieles católicos alrededor de todo el mundo se dan cita en la iglesia o parroquia de su preferencia para asistir al tradicional Domingo de Ramos. Un despliegue de flores, ramos y demás imágenes son el escenario en el cual se conmemora la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. La Semana Santa es considerada como la fecha más importante para la Iglesia Católica luego del adviento o Navidad, ya que se recuerda la muerte y resurrección de Jesús.

Pero con el paso de los años, la iniciativa de grupos ecologistas por conservar la biodiversidad, la misma que se ve amenazada por el uso de la Palma de Cera para la elaboración de ramos, ha generado un eterno debate entre los fieles y estos grupos que manifiestan que existen otras maneras de celebrar un Domingo de Ramos sin destruir la naturaleza.

“Especies como el loro orejiamarillo, los pericos cachetidorados, pechiblancos y de orcés, dependen de la palma de cera para sobrevivir ya que este es su hábitat”, manifiestan las autoridades ambientales y ecológicas, quienes hacen un llamado para que en este año, no se compren ramos hechos de la palma de cera. Plantas de maíz, totoras y romero son las opciones que el Ministerio de Turismo y Medio Ambiente da a los feligreses al momento de comprar o elaborar los ramos.

Para este 2010 las autoridades de Pichincha, han estado realizando campañas para la no comercialización de la palma de cera, que va desde multas hasta incautaciones del producto, tal es el caso de Manuel Alfonso Choto Puma que la madrugada del 28 de marzo fue la primera persona en recibir una sanción por transportar un camión con 38 bultos de (ceroxylon echinulatum) nombre científico de la palma de ramos.

Nosotros como buenos católicos (para quienes lo somos) y como buenos defensores del medio ambiente, deberíamos sumarnos a la esta gran labor que lo único que hace es preservar el hábitat de muchas especies que podrían llegar a estar en peligro de extinción.

Finalmente considero que las medidas que se han tomado en Quito, son ejemplos a tomar para las demás ciudades del país, con esto no solo estaremos preservando el hogar de muchas especies sino también la nuestra, porque al no existir vegetación ni animales en ella, nuestra permanencia en la tierra será aún más corta de lo que es en la actualidad.

Por esta y más razones colaboramos participando con fervor toda la semana santa, poniendo en nuestras oraciones a los gobernantes de todos los países, para que se tomen en serio la situación climática de nuestro planeta.


0 comentarios:

Publicar un comentario

 
;