27 nov. 2011

MONSANTO!

Una de las multinacionales más importantes y reconocida por sus variados avances con respecto a la producción de herbicidas  y semillas genéticamente modificadas o mejor conocidos como alimentos transgénicos. Lleva años dedicada a este tipo de negocios, siendo uno de los grandes distribuidores de productos que utilizan este método para los cultivo de sus vegetales.



Desde sus inicios hasta la actualidad se podrían mencionar la siguiente evolución:
1901: Distribuía Sacarina.
1920: Expandió el negocio para la química industrial – acido sulfúrico.
1938: Negocios de plásticos y resinas.
1976: Incursionaron con los herbicidas.
1981: Se sumaron a la carrera biotecnológica.
2000: Descifro el código genético del arroz.
Hoy en día, la mayor actividad comercial de Monsanto está enfocada en los alimentos transgénicos, aunque en algunos países Europeos e inclusive en nuestro país no es totalmente aceptaba por no ser considerada totalmente segura para la salud de quienes consumen este producto.
A pesar de que esta multinacional quiere hacer ver los beneficios que se obtienen con la implementación de cultivos biotecnología vegetal, no todos confían este tipo de cultivos. Muestran el lado positivo de este método al indicar que Los cultivos modificados genéticamente son los más estudiados y revisados  en todo el mundo. Se utilizan las normas más estrictas de regulación y aprobación a nivel internacional, y las autoridades que los autorizan en todo el mundo han constatado que los cultivos modificados genéticamente no tienen ningún riesgo adicional al de los cultivos tradicionales.
Los alimentos procedentes de cultivos biotecnológicos son aceptados por el 74% de los españoles, según la encuesta del Eurobarómetro 2005, publicada por la Unión Europea en Mayo 2006. Hasta la fecha, los cultivos biotecnológicos han contribuido al desarrollo sostenible de varias formas significativas, que se resumen a continuación:
v  Contribución a la seguridad alimentaria y a la producción de alimentos más asequibles (a precios más bajos).
v  Conservación de la biodiversidad.
v  Contribución a la lucha contra la pobreza y el hambre.
v  Reducción de la huella ecológica de la agricultura.
v  Contribución a la lucha contra el cambio climático y a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).
v  Contribución a la producción rentable de biocombustibles.
v  Contribución a la obtención de beneficios económicos sostenibles.

Sin lugar a dudas este tipo de empresas seguirán en aumento por la necesidad que se tiene de ir innovando y buscando nuevas opciones para mejorar en este caso las producciones de los cultivos. Monsanto es solo una de las peoneras en este campo, esta multinacional está convencida y quiere convencer a sus consumidores de que los productos transgénicos son la mejor opción.


Por: 
Jenniffer Encarnación.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
;